Arte de la gamba

Y, entonces, sin la ilusión de un futuro, ¿muere la inteligencia? “Muere incluso la vida social, que implica disposición al imprevisto y, por tanto, a la adaptación”, dejó anotado Enzo Siciliano. 

Se adelantaba así al rumor de una derrota general. Derribo del entero sistema de expectativas, de miedos acumulados, trabajados, memorizados, intelectualizados. La maza es derecho a, e incluye todas las etiquetas que puedan imaginarse, animalismos, sexualidades, libertades líquidas. 

Los que ya han caído, felices, desean arrastrar a los demás. Y el deber, aquello que se espera de los todavía discrepantes, de los que hemos llegado hasta aquí arropados por las viejas, a veces raras, melodías de la memoria -y con las que hemos de morir-, es bajar la cabeza, callar y volver a casa.

No tengo la impresión de una novedad. Más bien abrigo la sospecha de un árido estremecimiento, quizás un gran letargo. Farsa y, al mismo tiempo, concreta desmesura ibérica. 

La cuestión es de máxima importancia. Lo escribió el dramaturgo romano en su diario, año 1994: el arte de la gamba, pensar, vivir, escribir retrocediendo. No cultivando la memoria, sólo retrocediendo como la gamba. 

Les deseo un feliz y próspero año nuevo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s