La cojera

Se ha escrito del barón Byron, mal poeta y peor aventurero, que sufría una leve cojera que le confería un discreto encanto. De la fascinación por tal atractivo puede desprenderse una actualísima brevedad. Fue un despilfarrador, escribía a la madre pidiéndole dinero y contándole problemas de hemorroides, gustaba probar en los viajes por el Mediterráneo a criaturas (de su mismo sexo, preferentemente) y sus versos hacían palpitar los corazones de miles de jovencitas en flor. De todo ello, la romántica cojera permanece (y permanecerá) obra imperecedera.

Fuera del ejemplo Byron, tradicionalmente hemos cultivado una cierta hostilidad respecto a las cojeras, sean del tipo que sean. No hay cojo bueno, dice el refrán. Las tres patas de un taburete o del matrimonio más extendido (un solo vástago), deben cumplir esta precisión: en el mueble tener idénticas medidas; en la familia subvertir las acostumbradas crisis de equilibrio. Tal afirmación, sencilla, nos lleva al elemento necesario. El suelo. La cosa en la que reposa el taburete y sobre la que se sustenta la familia tipo. Si cogemos como referencia al grupo, e incluso a los raros solitarios, el pavimento son los principios.

Cuando Byron pereció en Missolonghi (1824) en una de esas extravagancias que tanto gustan a los hijos de la Gran Bretaña, comenzaba un periodo de grandes convicciones, optimista y muy laborioso. En general, las personas de aquel tiempo, ya fueran burgueses u obreros (o burgueses comunistas), eran perseverantes y coherentes. Lo que Chesterton llamó un mundo en blanco y negro. Finalizada la centuria, se había conseguido establecer un suelo firme. Tan firme y romántico que creyó poder soportar una gran guerra suicida (la primera). Luego, las naciones se sintieron subyugadas por todos los ‘ismos’, enorme despiste ideológico que condujo a la definitiva destrucción del mundo decimonónico. Al acabar el último conflicto mundial, los americanos nos regalaron un orden nuevo, y fuimos felices y (también) más vulgares. La postrera centuria resulta un juego de perversiones intelectuales, de bromas infantiles al amparo del pavimento (moral, jurídico, socioeconómico, sexual).

Lleguemos ahora, por fin, a la nación del siglo veintiuno. Desdibujada, cojea sin gracia sobre un suelo bacheado. Los hoyos son la alarmante incultura; el devaneo que provocan tales vacíos luce los anacrónicos vicios ideológicos, un relleno blando, líquido según afortunado término de Bauman. Orbe poblada de Byrons, en que la incoherencia entre lo que se dice y la salvaguarda de intereses particulares es ya indisimulada. Denunciar la contradicción, predicar con el ejemplo (Bardem, lo tuyo es puro teatro) resulta fútil, estéril: nos complace la cojera, el lodo, el personaje que fertiliza toda clase de impudicias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s