Apuntes electorales (VI)

(Single del grupo Kortatu, 1986)

No ya esta rara campaña electoral, también los equilibrios sobre los que se sostiene el actual régimen constitucional tienen en Cataluña su punto crítico. Los detalles resultan hirientes, nadie añora el tradicional juego de mercaderes (“interlocutores”): lo que sucede hoy al noreste de España posee el tono guerracivilista, autoritario de tradición. Estamos en la justificación abierta de la violencia (Paluzie). Recordemos el camino andado hasta aquí. Cuando se inició formalmente el procés, sucedieron cosas antes impensables en Cataluña, al menos en la Cataluña pujolista. La circunstancia inaugural, el hecho grave, había sido la entrada de la policía al Palau de la Música con una orden judicial de registro. Digo inaugural porque su significado no era otro que un ataque sin paliativos a aquel régimen, sistema (oasis) en que las elites convergentes eran hegemónicas e integradoras. Las grandes empresas disfrutaban de amparo y complicidad por parte de las autoridades: una relación armoniosa entre gobernanza y negocios. Como sabemos, la corrupción (el famoso 3%) constituía el combustible que hacía funcionar el entero tinglado. Pero alguien decidió acabar con aquella “música celestial” (Manuel Trallero dixit) mandando a los mossos al templo de los coros y las mordidas. Y en eso se encomendó a Artur Mas una misión política delicada, pensada como una defensa de los interesados cual gato panza arriba. Su procés y las repetidas convocatorias electorales, en que CiU iba extraviando escaños, son el cuento de la pérdida de hegemonía. Un efecto encantador fue ver a las viejas y debilitadas elites del catalanismo subordinarse a un partido antisistema (CUP) al que habían votado sus propios hijos. Pidieron la cabeza de Mas y, por otra parte, se dedicaron, con el dinero y la repercusión que les dieron entrar en las instituciones, a un juego del que ahora vemos consecuencias elocuentes: la violencia. El diputado David Fernández (“el chico de la zapatilla”) invitó a Otegui a pasearse por Cataluña y establecer vínculos políticos entre el que fuera partido de ETA y el renaciente nacionalismo radical catalán. Independencia y socialismo, lemas compartidos. Después de eso, hemos tenido oportunidad de ver al de Bildu en las calles, recibido como un ídolo. Lo ha hecho estos días electorales, también, por supuesto. La operación, iniciada en 2012, ha dado frutos. La kale borroka luce mejor imagen que la policía entre el President Torra y las organizaciones de masas independentistas. También toma formalidad en la “Declaración de la Llotja”, excreción que habla de ‘conflicto’ y de una ‘mediación internacional’: asimilación del lenguaje filoetarra. Hay, por consiguiente, una fase última del procés en que el imaginario abertzale tiene su peso, su influencia. Se ha hablado en medios de la incursión de personas venidas del País Vasco en los lamentables incidentes de estos días. Barcelona en llamas, panorama antes inconcebible: ulsterización, fanatismo, incapacidad política de remediar nada. En definitiva, lo que debía ser una semana electoral (y estos unos apuntes sobre mítines, declaraciones, rumores y encuestas) queda sujeta al postrer capítulo del suicidio de la burguesía catalana, barcelonesa al fin. En contraposición, cientos de miles de ciudadanos no nacionalistas se manifestaron el domingo pacíficamente, con urbanidad, en la Condal urbe. Imagen inversa a la inmoralidad de un Torra que cortó una autopista o a nuestra alcaldesa Ada Mal Menor, quien se ha declarado partidaria de que la jefatura de policía abandone Vía Laietana. La nueva izquierda (o izquierda iletrada) sigue cooperando con el retrógrado nacionalismo.

La frase de la semana: “Nota para equidistantes, terceristas y mercaderes varios: no pienso aceptar que un condenado por sedición y malversación y yo tenemos razón a partes iguales y debemos encontrar el equilibrio entre la democracia y sus delitos.” (Alejandro Fernández, presidente del Partido Popular en Cataluña)

(Nota publicada en Ok Diario)

Un poeta andaluz en Barcelona

José María Pemán, meditabundo ante el puerto barcelonés -mar armado de industriosa belleza, a diferencia del adormecido azul meridional-, recomendó al Gobierno de la época ‘ir a tomar baños de Barcelona’, porque allí es más difícil pensar “esas cosas extremosas y sin norma de las tertulias madrileñas”. El escritor gaditano, seducido por nuestro mediterráneo, habló en otro artículo de Madrid como un lugar donde uno se encuentra los problemas socio-políticos en su fase emocional y confusa. Es un punto de vista hispano-periférico, pero sin la típica afición cinegética de los nacionalismos contra la capital, arte con el que encuentran su imagen propia y relevante, historicista. Pemán era algunas cosas menos afectado; así no hubiera podido escribir poesías de andaluz universal, el gusto cálido por las circunstancias sencillas y que todo el mundo comprende. Además poseía un sentido del humor. De una noche de coctail confusa y algo absurda -o de la aparición de un buitre en Cádiz- dio vida a un periodismo clásico, en mi opinión más entrañable que el canon algo bizarro de los grandes americanos.

Las viejas observaciones de Pemán sobre la bella Barcino podrían hacer sospechar, dada la actualidad política, si la ciudad Condal (eje de cualquier cosa importante que pueda considerarse Cataluña) está de alguna manera planteando una competencia diferente, castiza, a su histórica rival, Madrid. No aquella suavidad de Cambó o del pujolismo. Como si, para desplazar el poder hacia la propia geografía -anhelo que siempre ha estado en la agenda o en la lista de deseos de la burguesía barcelonesa- se hubiera articulado una meseta sentimental, cambiando el verdemar pragmático por llanuras inmóviles, extrañas a la ironía y sus negocios.